19.5.10

La habitación helada


Les habían prometido un hotel de cinco estrellas...
Y las únicas que vieron, fueron las que brillan al cruzar esta dimensión y alcanzar el cielo.
El fundador del Islam, una vez en las puertas del paraíso, les explicó como habían caído en la misma trampa que sus otros hermanos, quienes igualmente habían llegado de forma inesperada al mismo lugar, tras naufragar en una maltrecha embarcación en aguas del Estrecho.
Los dos jóvenes pidieron a Mahoma que sus familias en la tierra, pudieran tener consigo sus despojos carnales, como recuerdo de los hijos que un día fueron.
Pasaron los años y sus cuerpos inertes continúan encerrados en una fría habitación, a la espera de un regreso que no llega.
Mientras tanto sus padres, hermanos y amigos ignoran el paradero de los que descansan, desde hace tiempo, en el abrazo de Alá.

2 comentarios:

  1. Hermosa y cruda reflexión sobre este drama continuo, y hermosa manera de decir las cosas, según veo en tu blog. Con tu permiso, pasaré por aquí de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  2. Permiso concedido. Gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar