23.2.10

Sin tregua

El agua no cesó de caer. Sin una tregua. Sin lugar a respiro. Salvo cuando ya no había remedio.
Cuando todo había quedado prácticamente cubierto por el líquido elemento. Cuando los enseres perdidos, sustituyer0n afortunadamente a las vidas. Cuán arrepentidos estaban!
La generosidad de la meterología, había puesto de manifiesto las fuerzas superiores de la naturaleza.
Ya nada se podía hacer, salvo esperar a que acabaran de complacer las tantas peticiones de lluvia, que estaban siendo atendidas a la vez...
El panorama desolador, pone de manifiesto la insignificante fuerza humana, frente a la decisión implacable de la madre naturaleza.

2 comentarios:

  1. No abuses de las comas. Dejas al sujeto con pausa, partido, solo. Por ejemplo: "El panorama desolador, (coma no viable) pone de manifiesto...". Otra cosa es: "El panorama, desolador, (entre comas, para recalcar que es desolador)... Otro ejemplo: "Cuando los enseres perdidos,..." ¿A qué viene esta coma? Dejas otra vez al sujeto solo. No estaría de más poner entre comas el abverbio "afortunadamente".

    Besos y suerte en tu alumbramiento. Que venga sin aguas.

    ResponderEliminar
  2. Pasaba a visitar tú blog nuevamente y a leer tus entradas, saludos..:D

    ResponderEliminar