15.12.15

"Su encuentro"


Su encuentro, el del padre, el de la hija, no fue casual...fue un caprichoso deseo del destino. Tras la aventura de cruzar el salvaje Estrecho, marea insidiosa de nobles aguas, que refugia a cientos de miles de almas de ángeles perdidos en su seno, el padre inició la búsqueda. Les habían ofrecido estancia en un lugar acondicionado para ello, separado por un inmenso cristal un lado del otro. Los padres en el lado de adultos, los mas pequeños, con las madres en el lado opuesto. Su corazón pareció indicarle que unos brillantes ojos le miraban, volvió su rostro, y allí estaba. Sin alcanzar el metro de altura, con sus grandes ópalos descubriendo la vida y la blanca sonrisa ofrecida a quien la acogiera en su alma. El padre la vio de inmediato y ella le sonrió e hizo el gesto tras el cristal, al que de inmediato respondió su padre. Se fundieron en un beso tras el cristal que habría querido separarlos, y no pudo. Ese fue su encuentro, el del alma partida por el destierro, lleno de sin sabores, que acogió su hija en un instante, el de su preciado beso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario