7.8.09

Una carrera hacia la libertad

Yo quería huir de toda aquella aglomeración. El jockey que me atosigaba de manera ansiosa, tenía otra idea de "galopar". Y yo, sólo pensaba en correr, sí, pero no parar, una vez alcanzada la meta.
Él ansioso por ganar. Yo, deseoso de alcanzar la libertad, al margen de estrictos exámenes de velocidad. No entiendia porqué cada año, un numeroso grupo de personas se daban cita en la playa a vernos correr. Jaleando nuestros nombres a su paso y gritando eufóricos: corre, corre, corre mas!
Cada año era peor, al anterior... por eso, en esta ocasión, había decidido saltarme todas las reglas y una vez sobrepasado el límite que marcaban los hombres vestidos de verde, emprendería la huída, sin vuelta atrás y pese a lo que me exigiera el que hasta ahora había sido mi dueño, e intentaba controlar mi vida, mi libertad...

3 comentarios:

  1. Me parece precioso lo que has escrito. nadie se para a pensar en lo que el caballo siente o necesita o si realmente le gusta hacer eso que le exigen. yo que tengo un blog dedicado a los derechos de los animales me parece genial que pienses así. gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí por tus comentarios e interes prestado a este blog!

    ResponderEliminar
  3. hola, te invito a visitar http://carrerahacialalibertad.blogspot.com/
    encontraras textos inspiradores

    ResponderEliminar