28.7.10

Tocar fondo

Había tocado fondo...
El final había sido el esperado por la sed de sangre de los animales que ocupaban el coso. Una ovación al matador, puso fin al sonido que durante su corta vida le hubo acompañado.
Aquel sordo aplauso se entremezcló con el sabor de la sangre en su boca... no cabía la posibilidad de dar marcha atrás. Aquel era el final de todo cuanto había conocido. El frío acero se había instalado en su corazón y paralizado su rítmico sonido vital.
Mientras, la plaza ardía de entusiasmo. El jolgorio enarbolado por la victoria del torero, se fundió con el espeso líquido rojo, abriéndose paso por el negro pelaje de la víctima hasta la arena.
Y en un intento por atrapar el último aliento, respiró tan hondo como pudo y echó un último vistazo a los cientos de asesinos que celebraban su muerte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario