11.5.09

Ojos de egipcio



Bien podría haber sido Sinuhé el Egipcio, pero poco mas que las rayas negras y profundos ojos tenía en común el joven burkinés, con la vida del protagonista de la novela de Waltari, el médico real, quien cuenta su historia, en el exilio después de la muerte del Faraón de la XII dinastía, Akenatón.
Mientras Sinuhé, lo perdió todo porque pensaba que podía manipular, el cariño de una mujer hacia él, este joven burkinés solo pensaba en sobrevivir sobre todas las cosas. Por encima del cariño de sus padres o hermanos, porque cuando aprieta el hambre no se conoce amigo, ni familia...
Cada nueva mañana, suponía la búsqueda por el trozo de comida que llevarse a la boca. A pesar de su corta edad, el joven burkinés parecía haber vivido tanto como Sinuhé y a la vez tan poco, como reflejaba su mirada: cansada y profunda, cual océano en el abismo de su existencia...

1 comentario:

  1. Que gran foto, esa mirada dice tanto, parece cansada, triste, pero sobre todo parece querer decir: ya no tengo motivos para sonereir.

    ResponderEliminar